Columna ► Antes de La Haya: calma y tiza

*Esta columna publicada en La Tercera (Chile).

Palacio de la Paz, La Haya @Jeroen Bouman/ICJ

A medida que se acerca la fecha del fallo de la Corte Internacional de Justicia en el caso Perú-Chile, el tono negativo de las especulaciones respecto del resultado se acrecienta. Lejanos parecen los días de los alegatos, hace sólo un año, cuando todo el país, con sentimiento triunfal, pudo apreciar en vivo la formalidad y seriedad del funcionamiento de la Corte, la calidad de nuestros abogados defensores, el peso de sus argumentos jurídicos, y la copiosa evidencia factual que sustenta nuestra posición a través de varias décadas. En la frágil memoria colectiva, todo eso ha pasado al olvido, para dar paso al nerviosismo.

En los últimos días, connotadas figuras políticas han reiterado que sólo se aceptará un fallo en derecho; y que, en todo caso, emitida la sentencia,Chile tendrá que evaluar si la cumple o no. Tales pronunciamientos, que pueden ser bienintencionados, revelan que estos altos personeros no han tenido, lamentablemente, la mejor asesoría para referirse a estas materias.